Vivir el momento

Andamos preocupado por muchas cosas y creyendo que tenemos todo el tiempo del mundo que queremos. Nos preocupamos de cosas que puede que sucedan o no. Hoy el evangelio nos da una llamada de atención y nos dice que debemos vivir el momento presente sin preocuparnos por lo que sucederá mañana. Y, es un buen punto de vista para nuestra salud. El que quiera entrar en el Reino de los cielos debe vivir desde el ahora. No estar viviendo en pensamientos que casi seguro nunca se van hacer realidad. Y para ello debemos ser sensatos y buscar la sabiduría. Que se podría traducir también como tener sentido común.

San Pablo en sus cartas pastorales daba mucha importancia a la cabeza, es decir, a la mente. Decía que hay que renovarse de mente. Cambiar nuestra manera de pensar. Y eso es el trabajo que tenemos que hacer. Si eres de esas personas que casi siempre estas pensando en el futuro empieza por cambiar y empezar a pensar en el presente y lo más importante a vivirlo. Y es que las personas que viven en el presente no están muy alejadas de la realidad y por lo tanto son más prácticos a la hora de practicar el evangelio. ¿Cómo vas a vivir las enseñanzas de Jesús, sino eres capaz de conocer lo que sucede a tu alrededor? Por lo tanto, es hora de despertar y empezar a vivir de una manera intensa el presente.

La muerte y la vida. Son los temas principales de toda religión. Pues en ella seguro que esta la respuesta de cual es el sentido de nuestra existencia y que sucederá una vez muertos. Los cristianos tenemos bien claro, y San Pablo nos lo recuerda, que Jesús es la piedra angular que sostiene todo. Hoy también se nos invita a pensar desde la vida. Tenemos un Dios de vivos y la existencia hay que verla desde la vida, por así decirlo, eterna. Pero por desgracia somos muy olvidadizos en cosas tan importantes y de hay que nos tengamos que consolar los unos a los otros. Cada vez que celebramos la fe por medio de la misa, la oración personal y comunitaria estamos recordando y fortaleciendo nuestros lazos con Dios y por lo tanto con la vida. Que este domingo sea un día de bendición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *